1Reyes 4

1Reyes 4:1 Reinó, pues, el rey Salomón sobre todo Israel.
1Reyes 4:2 Y éstos fueron los príncipes que tuvo: Azarías, hijo del sacerdote Sadoc;
1Reyes 4:3 Elioref y Ahías, hijos de Sisa, escribas; Josafat, hijo de Ahilud, el cronista;
1Reyes 4:4 Benaía, hijo de Joiada, era sobre el ejército; y Sadoc y Abiatar eran los sacerdotes;
1Reyes 4:5 Azarías, hijo de Natán, era sobre los gobernadores; Zabud, hijo de Natán, era el oficial principal y amigo del rey;
1Reyes 4:6 Y Ahisar era mayordomo; y Adoniram, hijo de Abda era sobre el tributo.
1Reyes 4:7 Y tenía Salomón doce gobernadores sobre todo Israel, los cuales mantenían al rey y a su casa. Cada uno de ellos le abastecía por un mes en el año.
1Reyes 4:8 Y éstos son los nombres de ellos: El hijo de Hur en el monte de Efraín;
1Reyes 4:9 el hijo de Decar, en Macas, y en Saalbim, y en Bet-semes, y en Elón, y en Bet-hanan;
1Reyes 4:10 el hijo de Hesed, en Arubot; éste tenía también a Soco y toda la tierra de Hefer;
1Reyes 4:11 el hijo de Abinadab, en todos los términos de Dor; éste tenía por esposa a Tafat, hija de Salomón;
1Reyes 4:12 Baana, hijo de Ahilud, en Taanac y Meguido, y en toda Bet-seán, que está cerca de Zaretán, abajo de Jezreel, desde Bet-seán hasta Abel-mehola, y hasta el otro lado de Jocmeam;
1Reyes 4:13 el hijo de Geber, en Ramot de Galaad; éste tenía también las ciudades de Jair hijo de Manasés, las cuales estaban en Galaad; tenía también la provincia de Argob, que estaba en Basán, sesenta grandes ciudades con muro y cerraduras de bronce;
1Reyes 4:14 Ahinadab, hijo de Iddo, en Mahanaim;
1Reyes 4:15 Ahimaas en Neftalí; éste tomó también por esposa a Basemat, hija de Salomón.
1Reyes 4:16 Baana, hijo de Husai, en Aser y en Alot;
1Reyes 4:17 Josafat, hijo de Parúa, en Isacar;
1Reyes 4:18 Simeí, hijo de Ela, en Benjamín;
1Reyes 4:19 Geber, hijo de Uri, en la tierra de Galaad, la tierra de Sehón, rey de los amorreos, y de Og, rey de Basán; éste era el único gobernador en aquella tierra.
1Reyes 4:20 Judá e Israel eran muchos, como la arena que está junto al mar en multitud, comiendo, bebiendo y alegrándose.
1Reyes 4:21 Y Salomón señoreaba sobre todos los reinos desde el río hasta la tierra de los filisteos y hasta el término de Egipto; y traían presentes, y sirvieron a Salomón todos los días de su vida.
1Reyes 4:22 Y la provisión de Salomón era cada día treinta coros de flor de harina, y sesenta coros de harina,
1Reyes 4:23 diez bueyes engordados, y veinte bueyes de pasto, y cien ovejas; sin los ciervos, gacelas, corzos, y aves engordadas.
1Reyes 4:24 Porque él señoreaba en toda la región que estaba de este lado del río, desde Tifsa hasta Gaza, sobre todos los reyes de este lado del río; y tuvo paz por todos lados en derredor suyo.
1Reyes 4:25 Y Judá e Israel vivían seguros, cada uno debajo de su parra y debajo de su higuera, desde Dan hasta Beerseba, todos los días de Salomón.
1Reyes 4:26 Tenía además de esto Salomón cuarenta mil caballos en sus caballerizas para sus carros, y doce mil jinetes.
1Reyes 4:27 Y estos gobernadores mantenían al rey Salomón, y a todos los que a la mesa del rey Salomón venían, cada uno un mes; nada les hacía falta.
1Reyes 4:28 Traían también cebada y paja para los caballos y para los dromedarios, al lugar donde estaban los oficiales, cada uno conforme al cargo que tenía.
1Reyes 4:29 Y Dios dio a Salomón sabiduría y entendimiento muy grande, y grandeza de corazón, como la arena que está en la orilla del mar.
1Reyes 4:30 Y la sabiduría de Salomón sobrepasaba a la de todos los orientales, y a toda la sabiduría de Egipto.
1Reyes 4:31 Y aun fue más sabio que todos los hombres; más que Etán ezraíta, y que Hemán, Calcol y Darda, hijos de Mahol; y se extendió su fama por todas las naciones de alrededor.
1Reyes 4:32 Y compuso tres mil proverbios; y sus cantos fueron mil cinco.
1Reyes 4:33 También disertó sobre los árboles, desde el cedro del Líbano hasta el hisopo que nace en la pared. Asimismo disertó sobre los animales, las aves, los reptiles y los peces.
1Reyes 4:34 Y venían de todos los pueblos a oír la sabiduría de Salomón, y de todos los reyes de la tierra, donde había llegado la fama de su sabiduría.