Génesis 8

Génesis 8:1 Y se acordó Dios de Noé, y de todos los animales, y de todas las bestias que estaban con él en el arca; e hizo pasar Dios un viento sobre la tierra, y disminuyeron las aguas.
Génesis 8:2 Y se cerraron las fuentes del abismo, y las cataratas de los cielos; y la lluvia de los cielos fue detenida.
Génesis 8:3 Y las aguas retornaron gradualmente de sobre la tierra; y al cabo de ciento cincuenta días, las aguas decrecieron.
Génesis 8:4 Y reposó el arca en el mes séptimo, a los diecisiete días del mes, sobre los montes de Ararat.
Génesis 8:5 Y las aguas fueron decreciendo hasta el mes décimo; en el décimo, al primer día del mes, se descubrieron las cimas de los montes.
Génesis 8:6 Y sucedió que al cabo de cuarenta días abrió Noé la ventana del arca que había hecho,
Génesis 8:7 y envió un cuervo, el cual salió, y estuvo yendo y volviendo hasta que se secaron las aguas de sobre la tierra.
Génesis 8:8 Envió también de sí una paloma, para ver si las aguas se habían retirado de sobre la faz de la tierra;
Génesis 8:9 Y no halló la paloma donde sentar la planta de su pie, y se volvió a él al arca, porque las aguas estaban aún sobre la faz de toda la tierra; entonces él extendió su mano y tomándola, la hizo entrar consigo en el arca.
Génesis 8:10 Y esperó aún otros siete días, y volvió a enviar la paloma fuera del arca.
Génesis 8:11 Y la paloma volvió a él a la hora de la tarde; y he aquí que traía una hoja de olivo tomada en su pico; y entendió Noé que las aguas se habían retirado de sobre la tierra.
Génesis 8:12 Y esperó aún otros siete días, y envió la paloma, la cual no volvió ya más a él.
Génesis 8:13 Y sucedió que en el año seiscientos uno de Noé, en el mes primero, al primer día del mes, las aguas se secaron de sobre la tierra. Y quitó Noé la cubierta del arca, y miró, y he aquí que la faz de la tierra estaba seca.
Génesis 8:14 Y en el mes segundo, a los veintisiete días del mes, se secó la tierra.
Génesis 8:15 Y habló Dios a Noé, diciendo:
Génesis 8:16 Sal del arca tú, y tu esposa, y tus hijos, y las esposas de tus hijos contigo.
Génesis 8:17 Todos los animales que están contigo de toda carne, de aves y de bestias y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra, sacarás contigo; y vayan por la tierra, y fructifiquen, y multiplíquense sobre la tierra.
Génesis 8:18 Entonces salió Noé, y sus hijos, y su esposa, y las esposas de sus hijos con él.
Génesis 8:19 Todos los animales, y todo reptil y toda ave, todo lo que se mueve sobre la tierra según sus especies, salieron del arca.
Génesis 8:20 Y edificó Noé un altar a Jehová y tomó de todo animal limpio y de toda ave limpia, y ofreció holocausto en el altar.
Génesis 8:21 Y percibió Jehová un perfume grato; y dijo Jehová en su corazón: Nunca más volveré a maldecir la tierra por causa del hombre; porque el intento del corazón del hombre es malo desde su juventud; ni volveré más a destruir todo viviente, como he hecho.
Génesis 8:22 Mientras la tierra permanezca, no cesarán la sementera y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, y el día y la noche.